Menú

Aprendiendo a cuidar

Cuidados de la piel en el adulto mayor ¡Consérvala libre de sequedad! - Bolivia

Cuidados de la piel en el adulto mayor ¡Consérvala libre de sequedad!

Cuando envejecemos ocurren muchos cambios en nuestro cuerpo, uno de los más evidentes se da en nuestra piel, pues con el pasar de los años esta va perdiendo flexibilidad y su regeneración se vuelve un poco más lenta, esto hace que nuestras heridas y moretones tarden más tiempo en sanar.

Por otro lado, cada vez producimos menos colágeno provocando la pérdida de elasticidad y en consecuencia, aparecen arrugas y manchas en nuestro cuerpo. Esto también es reflejo del trato que le dimos a la piel en nuestra juventud: si tomamos mucho sol, fumamos en exceso o si no tuvimos una buena alimentación.

Teniendo en cuenta lo mencionado anteriormente, es fundamental que, como cuidadores, entendamos la importancia de la hidratación de la piel en el adulto mayor, para evitar un deterioro más grande y prevenir sequedades que puedan afectar el diario vivir del paciente.

Por eso, hoy queremos compartirte algunos aspectos que deberán estar siempre presentes, a la hora de mantener los cuidados de la piel en el adulto mayor.

Recuérdale usar bloqueador solar para hidratar su piel

¡Todos los días! Al exponer la piel al sol, nuestro cuerpo y piel se deshidratan, con la edad, el riesgo es mucho mayor. Por eso, es ideal el uso de bloqueador solar con alto factor de protección, sobretodo en las zonas que están más expuestas como el rostro, los hombros, el pecho, las orejas, los brazos y en algunas ocasiones las piernas, además, este debe ser aplicado varias veces al día.

A pesar de que es necesaria la vitamina D que nos brinda el sol, es importante que evites exponer al adulto mayor durante las horas en que este es más fuerte, y procurar hacerlo por cortos períodos de tiempo. Un tip es que cuando vayas a salir con tu paciente, tengas en cuenta el tipo de ropa que utilizará, ¡las prendas manga larga y de color claro son ideales para los momentos en los que el sol está en todo su esplendor! También puedes recomendarle proteger sus ojos y rostro con gafas de sol y sombrero, de esta manera evitarás que los rayos UV le causen quemaduras, decoloraciones o verrugas en la piel.

Una dieta balanceada evita la piel seca en adultos mayores

Asegúrate de que el paciente tenga una dieta balanceada a base de frutas y verduras. El cuerpo es el reflejo de una buena alimentación; las frutas y verduras traen consigo múltiples beneficios, entre ellos cuidar la piel y hacer que esté siempre hidratada y luminosa. Por eso, asegurarse de que el adulto mayor lleve una dieta balanceada, rica en vitaminas, nutrientes, minerales y antioxidantes, es esencial para evitar la sequedad y lograr un cuidado adecuado de la piel.

Alimentos como los frutos secos, el aguacate, los cítricos como el limón y la mandarina, y el salmón, ¡serán tus mejores aliados a la hora de cuidar e hidratar la piel del adulto mayor frente a la resequedad!

¡No olvides el agua! Es primordial que el paciente esté hidratándose constantemente, esto ayudará no solo a cuidar su piel, sino también a darle más energía y vitalidad a sus días.

Uso del humidificador como parte del cuidado de la piel del adulto mayor

La función de los humidificadores es humedecer el aire, liberando en el ambiente una neblina con agua, lo que hace que la hidratación de la piel mejore, evitando la aparición de heridas causadas por la sequedad.

¿Sabías que los aires acondicionados y los calentadores tienden a secar un poco el ambiente? Sí, así es, este tipo de herramientas, aunque son de gran ayuda en los momentos calurosos o fríos, también pueden resecar la piel, la garganta e incluso los ojos. Por eso, el uso de los humidificadores es ideal, además tienen otros beneficios como: ayudarnos a respirar mejor en la noche y purificar el aire de la habitación.

¡Haz que el paciente tome únicamente las duchas necesarias!

Lo ideal para cuidar la piel del adulto mayor de la resequedad, es tratar de bañar al paciente el menor número de veces posibles. Esto porque no es bueno sumergirnos en agua durante mucho tiempo, pues la piel se reseca fácilmente.

De igual forma, es preferible no usar agua caliente, de este modo podrás prevenir quemaduras o lesiones en la piel delicada. También es muy importante que, a la hora del baño, se usen productos especializados y suaves con la piel del adulto mayor, además de no frotar excesivamente con herramientas que puedan ser duras con la piel, pues esto puede provocar heridas.

Utiliza cremas o aceites hidratantes en la piel del adulto mayor

Aunque sea difícil de creer, el agua reseca la piel del adulto mayor, por eso, lo mejor es hidratarla cada vez que se toma un baño. Lo primero que debemos hacer es secarla con una suave toalla dando pequeños toques, evitando restregar fuertemente contra su piel. Después podemos aplicar una crema hidratante o algún aceite natural como el de almendras, que gracias a los ácidos grasos que contiene, además de hidratar también protege la piel. La aplicamos masajeando sobre su piel en movimientos circulares hasta que se absorba en su totalidad.

Es importante recordar hacerlo especialmente en los meses más fríos del año, pues hay menos humedad en el aire y puede secar con más facilidad la piel del adulto mayor.

¡Ayuda a que el adulto mayor escoja correctamente su ropa!

Cuando llegamos a cierta edad nuestra piel se vuelve más delicada, y debemos empezar a poner cuidado a cosas que antes no tenían importancia. Por ejemplo, conocer la tela de la ropa que utiliza el adulto mayor es esencial para el cuidado de su piel. El uso de algunos tejidos como la lana, el poliéster o el nylon pueden producir rozaduras, heridas o llagas en nuestro paciente.

Por eso se recomienda usar telas naturales como el algodón, pues estas conservan una temperatura estable, es suave al tacto y absorbe el sudor, evitando que la ropa se pegue a la piel permitiendo una transpiración correcta de esta. Además, se recomienda usar ropa holgada, pues las prendas ajustadas pueden afectar la circulación de la sangre y no permiten que la piel respire. Cuando esto pasa, se promueve la sudoración, sobre todo en las partes íntimas, favoreciendo el surgimiento de infecciones y bacterias.

Sigue nuestros consejos para los cuidados de la piel en el adulto mayor y únete a la comunidad TENA

Ahora que conocemos estos cuidados, podremos brindarle una atención óptima a la hidratación de la piel en el adulto mayor. ¡Recuerda que una piel sana, es el reflejo del cuidado de un experto!

Si quieres hacer parte de nuestra comunidad, solo debes ingresar a nuestra página, www.tena.com.bo, donde podrás registrarte, acceder a toda la información que tenemos para ti, y además recibir una muestra gratis de nuestros productos. ¡No olvides pedir tu muestra gratis para encontrar los productos ideales para cada necesidad del adulto mayor!

Dirigido a:

CUIDADORES

Comentarios