Menú

Aprendiendo a cuidar

Beneficios de la actividad física para pacientes en cama

¿Eres el cuidador de un paciente que está en cama?, ¿Conoces lo importante que es incluir dentro de su rutina un poco de actividad física? Aquí te contamos todo lo que debes saber sobre este tema y cómo hacer algunos ejercicios que activen su cuerpo y articulaciones. 

Importancia del movimiento en el paciente en cama:

Sabemos que ser cuidador de un paciente en cama no es una tarea sencilla, pero con las recomendaciones adecuadas, lograrás hacer una excelente labor y darle una mejor calidad de vida a la persona que tienes a cargo. 

Una de las recomendaciones principales es que busques ejercicios sencillos que te permitan activar el cuerpo del adulto mayor, para evitar otras dolencias que compliquen su estado de salud. Seguir una rutina adecuada, te ayudará a evitar que al paciente se le debiliten los músculos, tenga problemas respiratorios, pierda su salud mental o la rigidez en las articulaciones, sufra de estreñimiento o tenga problemas en la piel. 

Beneficios de la actividad física en adultos: 

Si bien, la actividad física es fundamental en cualquier etapa de la vida, en la vejez cobra más importancia y es un hábito clave para lograr una mejor calidad de vida. Aquí te contamos lo beneficios que tiene incluir en el día a día del adulto mayor un poco de ejercicio: 

  1. Reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. 

  2. Evita la obesidad y sobrepeso. 

  3. Reduce el riesgo a sufrir fracturas. 

  4. Fortalece el sistema inmune. 

  5. Previene la demencia. 

  6. Mejora el equilibrio y evita la pérdida de agilidad. 

  7. Promueve la integración social y evita la depresión. 

¿Qué tipo de actividad física puede realizar un paciente en cama? 

Existen dos tipos de actividad física que el paciente en cama puede realizar: 

  1. Ejercicios para la movilidad: estos, ayudan a que el adulto mayor no pierda fuerza en sus músculos, ni rangos de movilidad. ¿Qué tipo de ejercicios puedes ayudarle a hacer? ¡Aquí te compartimos algunas opciones! 

    1. Pídele al paciente que estire las piernas y mueva sus tobillos de arriba abajo y de un lado para otro. 

    2. Con las rodillas estiradas, pídele al adulto mayor que levante su pierna hasta donde pueda, primero una y después la otra, a una velocidad moderada. 

    3. Pídele que flexione los codos tratando de tocar el hombro con las manos. Primero un brazo y después el otro. 

    4. Abrir y cerrar los dedos también es un buen ejercicio de movilidad. Si el paciente tiene suficiente fuerza, puedes prestarle una pelotita relajante para subirle la intensidad a este ejercicio.

Importante: Si el adulto no puede completar los rangos de movimiento por sí solo, ayúdale con mucha delicadeza. También debes dejarlo descansar entre un ejercicio y otro por lo menos un minuto, para que recupere su energía. Si deseas, y el paciente está en condiciones, puedes entregarle unas pesas muy livianas en algunos de estos ejercicios para mejorar su masa muscular. 

  1. Ejercicios respiratorios: estos, se componen de diferentes técnicas que ayudan a que la respiración del paciente sea fluida y sana. Algunos de ellos son: 

    1. Pon las manos del adulto sobre su abdomen y pídele que inhale y exhale profundamente, mientras ve cómo se mueven sus manos a medida que el estómago se infla y se contrae. 

    2. Dale un vaso con agua y un pitillo y pídele que sople con el fin de hacer burbujas. 

Estos ejercicios son recomendados para pacientes que estén en cama y sean conscientes. También es importante que estén sentados al realizar estos ejercicios, sobre todo el segundo de ellos. 

¿Cada cuánto debe realizar actividad física el paciente en cama? 

¡Esto depende muchísimo de las capacidades y la vitalidad que tenga la persona! La recomendación es que se haga una rutina completa de ejercicios de 1 a 3 veces a la semana y, lo más importante, con mínimo 48 horas de descanso entre una y otra. 

Invita al paciente a que use la ropa adecuada cuando realice actividad física: 

Muchas veces, para el adulto mayor puede no ser muy agradables las rutinas de ejercicio. Sin embargo, tú te puedes encargar de hacerlas más divertidas poniendo algo de música, dándole instrucciones simples y cortas, teniéndole mucha paciencia y brindándole toda la comodidad al ponerle ropa adecuada, que le permita moverse, que no le estorbe o lo maltrate, y que no sea una fuente de calor. 

Trata de ponerle una ropa diferente a la que usa día a día para hacer ejercicio. Así, él asociará las prendas con el momento de hacer ejercicio, y estará mejor preparado para su rutina. 

Cuidados durante la realización de actividad física con el paciente: 

Estas son algunas de las cosas que debes tener en cuenta mientras el adulto mayor, realiza actividad física en cama:  

  1. Si el adulto mayor lleva mucho tiempo sin moverse, es importante que empieces con la rutina poco a poco. 

  2. Asegúrate de que, mientras esté haciendo ejercicios para la movilidad, no aguante la respiración. Esto puede afectar su presión arterial.

  3. Si es posible, ponle barras de protección a la cama, sobre todo, para evitar accidentes. 

  4. No olvides ofrecerle agua durante la actividad física. Pídele que tome un poco, así no tenga sed. 

Cuidados adicionales para el paciente en cama: 

Cuando el adulto mayor está en cama, necesita muchísima ayuda. Aquí te compartimos algunas de las cosas que debes tener en cuenta: 

  1. Trata de que su cuerpo siempre esté lo más recto posible para evitar problemas de espalda o columna. También es importante que lo ayudes a cambiar de posición para evitar molestias en la piel. 

  2. Recuerda siempre seguir una rutina de higiene que incluya un baño, así sea en la cama, y ropa limpia todos los días. 

  3. Asegúrate de que la temperatura de la habitación sea agradable y que no tenga corrientes de aire frías. 

  4. Si el paciente puede hacer algunas cosas por sí mismo en la cama, permite que las haga, para mantener su independencia. 

  5. Explícale todo lo que le vas a hacer para darle tranquilidad, respeta su intimidad y trata de ser siempre muy empático. 

  6. No olvides ofrecerle siempre una dieta llena de nutrientes, que le ayude a mantener un peso adecuado. 

Posiciones del paciente en cama: 

Como sabes, es muy importante que, durante el día, el adulto mayor cambie de posición para evitar problemas en la piel. Aquí te compartimos algunas de las más comunes: 

  1. Posición de trendelenburg: ¿Sabes qué es? Consiste en poner a la persona boca arriba, con la cabeza un poco más abajo que los pies. Esta, ayuda a tener una disminución de la presión arterial en las piernas y un aumento en la zona de la cabeza y el corazón. 

  2. Posición de Morestin: es todo lo contrario de la anterior. Consiste en acostar al adulto boca arriba, con la cabeza un poco más arriba que los pies. Esta, es ideal para que la persona lea o vea televisión porque, de esta forma, no hace esfuerzos adicionales en el cuello y la espalda. 

  3. Posición de Fowler: para lograr esta postura es recomendable tener una cama en la que se pueda elevar la posición de la cabecera unos 40-50 centímetros. Además, es recomendable poner una almohada debajo de las rodillas para elevarlas un poco. Esta postura, es buena para liberar la tensión abdominal y mejorar la respiración. 

  4. Decúbito lateral: en esta posición, el paciente se debe acostar de lado, con las piernas flexionadas y el brazo que queda sobre el colchón un poco extendido hacia el frente, para evitar presionarlo y generar calambres. 

  5. Decúbito prono: en esta posición, el adulto está totalmente boca abajo, con la cabeza girada hacia un lado y los brazos extendidos. Se recomienda poner una almohada suave y delgada en el pecho para proteger la espalda. 

Complementa la actividad física del paciente con una alimentación nutritiva: 

Es normal que, con la edad, el metabolismo se vaya poniendo más lento, y más cuando el paciente está en la cama con movilidad reducida. Por eso, es muy importante seguir una dieta saludable que incluya estas recomendaciones: 

  1. ¡Muchos cereales y panes integrales! Estos son ricos en fibra y previenen el estreñimiento.

  2. Darle alimentos ricos en calcio. 

  3. Evitar cocinar con mucha sal pues, su consumo excesivo, aporta a la retención de líquidos. 

  4. Darle mucha agua y líquidos durante el día, para que siempre esté hidratado. 

  5. Evitar las grasas saturadas y el azúcar. 

Esperamos que, con estos consejos, logres darle al adulto mayor una mejor calidad de vida, a través de unas buenas rutinas de ejercicio. Sabemos que cumples con tu rol de cuidador con todo el amor ¡gracias, tu labor es muy importante! Recuerda que con los Slip Ultra siempre vas a poder proteger a tu paciente de todas las filtraciones y su piel se va a mantener seca y sana.

Dirigido a:

CUIDADORES

Comentarios